Traducir no consiste en remplazar una palabra por otra, hay varias habilidades que todo futuro traductor debe de tener de forma innata. Para ser traductor en España existe la carrera de Traducción e Interpretación, muchas personas estudian esta carrera porque le gustan los idiomas, pero para ser traductor no basta con eso, te tiene que gustar traducir y se te tiene que dar bien, es necesario algo más que pasión. Traducir es un proceso complicado que necesita paciencia y constancia. También el traductor debe de estar familiarizado con la cultura y la lengua del país. Debe de tener conocimientos informáticos y saber manejar las herramientas necesarias para que el proceso de traducción sea más rápido y eficaz.

Es preciso tener excelentes capacidades de lectura y comprensión para llegar a ser un buen traductor. Un traductor debe de tener excelentes habilidades de escritura del idioma, es preciso escribir bien. Es un trabajo con desafíos diarios, el idioma es una ciencia que se encuentra en continua evolución. Los profesionales del sector necesitan ejercitar continuamente sus habilidades. A continuación, vamos a nombrar seis habilidades que principalmente debe de tener una persona que se dedica a la traducción:

  • Capacidad de observación para convertirse en un coleccionista de palabras y frases. Normalmente los traductores suelen viajar mucho, ver la televisión en el idioma que están aprendiendo, leer, etc.
  • Ayuda estar familiarizado con un sector para ampliar los proyectos en los que poder trabajar, por ejemplo, derecho o administración. Disponer de un título complementario al idioma abre muchas puertas de cara a trabajar en una agencia de traducción.
  • Empatía e inteligencia cultural. Un traductor en muchas ocasiones tiene que hacer frente a barreras interculturales. Esta habilidad es algo que no se aprende estudiando.
  • Habilidad de escritura tanto en la lengua materna como los idiomas aprendidos. Esta capacidad se puede entrenar y se puede perfeccionar para mejorar la gramática y la síntesis.
  • Una de las capacidades que menos se tienen en cuenta, pero es muy importante, consiste en ser un buen oyente y saber escuchar.
  • Utilizar correctamente las herramientas que tengan que ver con la tecnología. La industria de la traducción ha sufrido en muy poco tiempo una  transformación. No solo han cambiado las herramientas sino que ha dado lugar a una nueva forma de hacer el proceso de traducción. Gracias a la tecnología se ha podido analizar instantáneamente grandes cantidades de datos en lugar de traducir a mano. La tecnología ha permitido almacenar metodologías y recursos en la nube. De alguna forma la tecnología ha complementado a la mente en cuestión de fiabilidad, coherencia y rapidez.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.