Imagina que estuvieras a punto de encontrar las claves para aprender inglés de una vez y para siempre. Pues deja de imaginar, ¡las respuestas a tus problemas con el inglés vienen de camino!

¿Cómo mejorar mi inglés?, ¿Por qué nunca aprendo? ¿Por qué me estanco y no consigo subir mi nivel?

Espero que mis consejos y técnicas respondan de forma indirecta a este tipo de preguntas.

Yo mismo he aprendido inglés utilizándolas y de momento tengo un nivel C1 acreditado por Cambridge ESOL (aún me tengo que presentar al C2, lo sé).

Sin más dilación, aquí os dejo las claves para aprender inglés y no morir en el intento:

  

No se aprende inglés en 4 días

Punto uno y muy importante para no perder la motivación a los tres días. A menudo los nuevos estudiantes de idiomas quieran mejorar a una velocidad poco realista. Lo mejor es marcarse unos objetivos realistas, lo cual no quita que sea ambicioso en lo que pretende  lograr, ya que el esfuerzo depende de cada uno de nosotros.

Debes tener claro que no se puede esperar aprender inglés sin esfuerzo, necesitas llevar a cabo un trabajo diario en el cual tu mente empiece a amoldarse a las características de este nuevo idioma.

Encuentra tu mejor hora del día para practicar.

Esto se puede aplicar a cualquier tarea que consideres importante y que tengas que realizar sí o sí. ¿Te consideras una persona de la mañana, tarde o incluso noche? Algunas personas trabajan mejor a primera hora de la mañana y se apagan después de la hora de la comida, mientras que en otros casos, hay gente que se encuentra espesa al poco de despertarse y necesita un tiempo para centrarse. Yo por mi parte, he estudiado mucho por las noches y la verdad que no me ha ido nada mal, aunque me considero una persona que rinde también a buen nivel por las mañanas.

Piensa en qué momento del día rindes mejor y planifica tu aprendizaje para aprovechar esas horas de rendimiento máximo.

 

Pon el boli a trabajar todos los días.

El practicar el writing de forma diaria aunque sea en escritos cortos es una manera estupenda de poner en práctica vocabulario recientemente adquirido y de conseguir situarlo junto a la gramática que ya poseemos. Tienes que intentar escribir algo cada día usando nuevas palabras y gramática que hayas aprendido, de este modo será mucho más fácil que tu cerebro establezca conexiones significativas en relación a su uso real. En los días que no tengas ganas de escribir, intenta al menos redactar unas pocas frases, ya que con ello perderás el hábito que poco a poco estás adquiriendo. Además, de esta forma, verás de forma diaria como avanzas poco a poco, lo cual resulta muy grato y motivador para cual aprendiz de idiomas, ese sentir de que estás avanzando en tu reto personal. Por otro lado, aprovéchate si tienes amigos buenos en esto del inglés, de seguro que no les molestará echarle un vistazo a tus escritos de tanto en tanto y hacerte alguna que otra apreciación que te ayude a mejorar.

 

Tu imaginación es poderosa y útil, muy útil

Crea situaciones ficticias que se puedan aplicar más tarde en contextos reales. Si te inventas situaciones en las que te verías obligado a hablar, leer, escribir o escuchar en un nivel que está fuera de tu rendimiento actual, te obligarás de forma diaria a buscar expresiones, gramática y vocabulario para triunfar en dichas situaciones simuladas. Esta técnica te puede ayudar mucho en tu aprendizaje del inglés, ya que te obliga a centrarte  en lo que necesitas decir y te habitúa a enfrentarte a situaciones desconocidas en el plano de tu nuevo idioma.

 

¿Por qué no cambias el idioma de tus dispositivos y redes sociales?

Esto idea puede traer grandes beneficios para aprender inglés. Si realizas cambios en configuración de Facebook, Twitter y en tu móvil a “Inglés”, seguirás aprendiendo este idioma mientras continúas llevando a cabo tu ocio en internet. Te aseguro que en poco tiempo verás ventajas en este aspecto y que te acostumbrarás de tal manera que no querrás volver a ponerlo en español.

 

Busca nativos con los que poder poner en práctica todo lo que ya sabes

Si te echas amigos nativos que tienen el inglés como lengua materna, te verás obligado a calentarte la cabeza al hablar inglés con ellos. Es un ejercicio excelente y te saltas el paso de tener que irte a otro país para disfrutar de los beneficios de una inmersión total (aunque ésta es siempre una opción más que recomendable para quien se la pueda permitir). No te pongas excusas, seguro que en tu ciudad hay locales en los cuales puedas encontrar nativos y grupos de conversación. A menudo esta gente se muestra deseosa de ayudarte en tu reto de aprender inglés, ya que suelen valorar mucho tu interés por aprender de su lengua y su cultura. No tengas nunca miedo de cometer errores, si algo he aprendido en mi propia aventura de aprender inglés es que lo errores son un amigo indispensable en cualquier aprendizaje, es una forma de avanzar y cuando esto nos pasa  hablando con un nativo, de seguro es una buena forma de comprobar que lo que pensábamos que era correcto, era en realidad un error, que una vez descubierto, trataremos de evitar en intervenciones futuras.

 

¡Hínchate a ver la tele y películas en inglés¡ (Ésta es mi favorita y a la que debo tanto)

Es muy importante ver televisión o películas en inglés, ya que éstas son fuentes ricas de input. En mi propia experiencia, no hay nada como este tipo de material para aprender inglés, ya que pasas a tener acceso a inglés real sin tener que irte fuera del país, vamos, sin ni siquiera tener que levantarte del sofá. Además, ver una película en versión original es siempre una experiencia enriquecedora, ya que al doblar un personaje siempre se pierde esa parte de esencia propia de los actores. Por otro lado, podrás ver en experiencias reales frases o palabras que hayas aprendido de manera formal (estudio, clases, etc.), lo que es siempre bueno por la aplicación práctica que esto conlleva. En resumen, una forma súper útil y divertida de hacer que tu inglés pase a un nivel superior de calidad.

Como consejos para llevar esta práctica a cabo, aquí van algunos:

Empieza con películas de dibujos.  Yo lo hice con aquellas que me gustaban en mi infancia. Es una experiencia indescriptible, ya que te traen buenos recuerdos y además aprendes inglés. Pero, ¿por qué películas de peques? Pues porque son diálogos que de pequeño te sabías de memoria y porque en el fondo nuestros gustos no han cambiado tanto y de seguro pasaremos un buen rato disfrutando de las pelis. Además, en las pelis de niños el apoyo visual que acompaña a las expresiones orales es muy fuerte, por lo que comprenderás de forma global lo que los personajes digan.

Anota todas las expresiones nuevas que aprendas. De esta forma serás consciente de todo lo que estás aprendiendo y además podrás repasar.

Repite varias veces las frases de los personajes parando la película, de este modo mejorarás tu pronunciación al imitar la de un hablante nativo. En mi caso particular encontré esto súper útil, ya que incluso eres capaz de meterte en la película como si tú mismo fueras un personaje de la misma (vamos, que lo mismo te haces hasta actor, jejeje).

Aprende idioms y phrasal verbs

Hay una serie de cosas del Inglés vas a encontrar cualquier libro teórico. Hay aspecto del idioma como los idioms y los phrasal verbs son muy utilizados en conversaciones reales y cotidianas del inglés.

Si consigues aprendes este tipo de expresiones y verbos, serás capaz de entender conversaciones con hablantes nativos y poco a poco empezarás tú mismo a utilizar estos recursos sin apenas darte cuenta.

Prepara tus propios word maps.

Los mapas de palabras son una forma excelente de expandir nuestro vocabulario y aprender palabras relacionadas entre sí. Cuando dibujamos un mapa de palabras, lo primero es elegir un topic (tema) y a partir de ahí, simplemente expandir el mapa con palabras relacionadas con dicho topic, disponiendo los grupos que consideremos apropiados.

 

Juan R. Tomás

 

 

 

Una Respuesta

  1. Perla Paulino

    Muy buenos consejos. Otra medida que puede ayudar a aprender inglés es perder la vergüenza, porque a muchas personas nos da vergüenza cuando nos ven hablando un inglés mal, soltarse y salir de esa zona de conford ayuda mucho.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.